Calzado de seguridad

En primer lugar vamos a empezar comentando lo que todos ya debemos saber a estas alturas, y es que el Calzado de Seguridad es uno de los equipos de protección individual imprescindibles para el trabajo (o incluso en tareas del día a día).
A partir de ahí, hay que tener en cuenta que en cualquier puesto de trabajo debemos llevar los pies protegidos como medida de seguridad. Ya sea con zapatos o botas de seguridad o con calzado laboral, todos los tenemos que utilizar.

¿Quién debe proporcionarnos los EPIS?

Cuando comenzamos a trabajar en un nueva empresa, el encargado de la prevención de riesgos laborales nos tiene que proporcionar los Epis correspondientes, entre ellos el calzado.

Para ellos resulta fácil, están acostumbrados a trabajar con este equipo de protección, pero si eres autónomo o si la empresa te deja a ti la elección del mismo, te pueden surgir dudas. Debemos elegir el calzado que más se acople a las necesidades del puesto de trabajo. Hoy en día son muchos los modelos que nos pueden ser útiles.

Zapatos de seguridad en función del puesto de trabajo.

Veamos unos ejemplos
Si trabajas de carretillero, conductor de camión deberás fijarte sobretodo en la flexibilidad de la suela, puesto que será vital dada la posición del pie.

Un calzado de trabajo con una suela no muy gruesa y con plantilla antiperforación textil será ideal. Si en tu trabajo tienes que andar mucho, o simplemente estás de pie durante muchas horas, fijate en el grosor de la suela de tu calzado de seguridad, que sea ancho te dará mayor comodidad y te hará llegar al final del día sin problemas. Si el calzado que te gusta no tiene la suela muy ancha, puedes ponerte una plantilla de gel y verás que diferencia. Si eres operario de una máquina y pasas la mayoría del tiempo sentado, el abanico de opciones se abre mucho. Sólo tienes que elegir uno con el que te sientas agusto.

También hay que tener en cuenta los componentes que lleva el calzado. Si en tu día a día estás en contacto con instalaciones eléctricas, cuadros eléctricos, centros de transformación, etc., entonces tienes que buscar un calzado libre de partes metálicas para evitar derivaciones.

Cabe reseñar que la puntera de seguridad no metálica es mucho más segura a la hora de sufrir la caída de un objeto. Además de ser más ligera, las punteras de composite, tiene la capacidad de recuperar su forma original tras sufrir un aplastamiento, y así poder sacar el pie del calzado sin problemas.

En algunos trabajos no existe la obligación de llevar puntera de seguridad y plantilla antiperforación. En ellos también es importante la elección, puedes necesitar calzado con absorción en la zona del tacón o simplemente que la suela sea antideslizante, entre otras situaciones. Por otro lado puede suceder que en tu puesto de trabajo de forma puntual, necesitas protegerte de la lluvia, y ahí aparecen las famosas botas de agua, también conocidas en nuestro país como “Katiuskas”

Tipos de calzado en función de la seguridad

Por este motivo y por los anteriores, es importante entender la nomenclatura que se utiliza para el calzado de trabajo.Teniendo en cuenta que el calzado de seguridad está creado para evitar posibles lesiones o accidentes, es muy importante que sepamos leer estas siglas a la hora de elegir el que más se ajuste a nuestras necesidades.

No es lo mismo un calzado S1 que un calzado S1P

Por lo tanto vamos a explicar las diferentes normativas bajo las que se rige el calzado de seguridad, las distintas categorías dentro de estas normativas y el significado de las siglas que encontraremos junto al calzado.

Normativa para el calzado EN20345

La EN20345 es la normativa para el calzado de seguridad de uso profesional. Calzado que cuenta con puntera de seguridad para protegerse de los impactos de al menos 200 J, y también frente a la compresión de al menos 15kN

CLASIFICACIÓN I (Calzado fabricado con cuero y otros materiales) – SB: Calzado con tope de seguridad (puntera interior) resistente a 200 J. – S1: SB + Zona del tacón cerrada + Antiestático + Absorción de energía en la zona del tacón. – S2: S1 + Resistencia a la penetración y absorción de agua. – S1P: S1 + Resistencia a la penetración de la suela (P). – S3: S2+ Resistencia a la penetración de la suela (P) + Suela con resaltes.

CLASIFICACIÓN II (Calzado todo caucho o todo polimérico, como pueden ser las botas de agua) – S4: SB + Calzado antiestático + Absorción de energía en la zona del tacón. – S5: S4 + Resistencia a la penetración de la suela (P) + Suela con resaltes.

Requisitos nuevos de la norma EN20345 en cuanto a la resistencia al deslizamiento: – SRA: Resistencia al deslizamiento sobre suelo de baldosa cerámica con lauril sulfato sódico. – SRB: Resistencia al deslizamiento sobre suelo de acero con glicerina. – SRC: SRA + SRB.

Normativa EN20347

La EN20347 es la normativa para el calzado de trabajo de uso profesional. No lleva ni puntera contra impactos y tampoco plantilla antiperforación, pero cumple las normas anti deslizamiento y protección hidrófuga.

CLASIFICACIÓN I (Calzado fabricado con cuero y otros materiales) – 0B: Propiedades fundamentales. – 01: 0B + Zona del tacón cerrada + Antiestático + Absorción de energía en la zona del tacón. – 02: 01 + Resistencia a la penetración de agua. – 03: 02+ Resistencia a la penetración de la suela (P) + Suela con resaltes.

CLASIFICACIÓN II (Calzado todo caucho o todo polimérico, como por ejemplo las botas de agua) – 0B: Propiedades fundamentales. – 04: OB + Calzado antiestático + Absorción de energía en la zona del tacón. – 05: 04 + Resistencia a la penetración + Suela con resaltes.

Además de estas normativas, también debemos fijarnos si el calzado de seguridad incorpora otros requisitos adicionales. Si es así, estos requisitos estarán reflejados en el etiquetado del producto.

Para finalizar y no hacer de todo esto algo aburrido y/o complicado, si tenéis cualquier duda, pregunta, sugerencia y lo que se os ocurra, en Lumpa estamos a vuestra disposición para la recepción de todo ello. Si buscas un calzado específico y no sabes por cual decidirte, o si no lo ves en nuestra web, sólo tienes que llamarnos o enviarnos un mail y te ayudaremos en tu elección.

¡Que la protección te acompañe!